Bloqueador de ácido: los bloqueadores de ácido no son una solución a largo plazo.

Bloqueador de ácido: los bloqueadores de ácido no son una solución a largo plazo.

Cómo una solución a corto plazo podría convertirse en el principal problema.

Los llamados "bloqueadores de ácido" ayudan a las personas con acidez severa o úlceras duodenales. ¿Pero cuánto de esto puede tolerar nuestro cuerpo?

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP), conocidos popularmente simplemente como "bloqueadores de ácido", son una parte indispensable de la vida médica cotidiana, ya que proporcionan un enorme alivio a los pacientes con reflujo (acidez) o úlceras duodenales.

Sin embargo, el uso de esta droga se ha convertido en un verdadero boom en los últimos años. Algunas personas toman panto-/omeprazol & Co. ante la sola idea de acidez o dolor de estómago o toman la pequeña píldora como "profilaxis" antes de una noche de alcohol.
Si tomas este IBP, que bloquea la producción de ácido estomacal hasta en un 98%, durante un largo período de tiempo, interfieres masivamente con las funciones corporales naturales. Esto se debe a que el ácido gástrico es extremadamente importante, tanto para la digestión como para la defensa contra las infecciones.

Y aunque se considera que los inhibidores de la bomba de protones son relativamente bien tolerados, alrededor del 10% de los pacientes se quejan de efectos secundarios como dolores de cabeza, mareos, náuseas, diarrea, estreñimiento, flatulencia o erupción cutánea. Además, si se toman con regularidad, las bacterias nocivas que normalmente serían eliminadas por el ácido estomacal pueden establecerse en el tracto gastrointestinal superior.

Las consecuencias son aún más graves si el IPP se toma durante un largo período de tiempo. Ahora se sabe que esto puede llevar al desarrollo de la osteoporosis y a interacciones indeseables con otras drogas.

No hay nada que decir en contra del uso a corto plazo en los casos agudos, pero en la vida cotidiana se debe recurrir más bien a los remedios caseros probados y al comportamiento. Medidas muy sencillas suelen ayudar contra la acidez estomacal: Coma despacio y conscientemente, no demasiado y no demasiado tarde, mastique bien la comida y disfrute del alcohol sólo con moderación. Deje de fumar, reduzca el exceso de peso y asegúrese de que su esófago esté más alto que su estómago cuando duerma.

Un consejo más: si los síntomas no disminuyen a pesar de estas ayudas, hágase examinar por una infección con la bacteria Helicobacter pylori.

(Editado del artículo de Heike Bludau)

Michel Robeers

Important notice Close me
Please add Spirit of Fuerteventura to your start screen.  It will work like a WebApp. Search in your browsers menu for something like this:
On PC Chrome: Create shortcut
On Mobile: Add to start